jueves, 6 de enero de 2011

ROSCÓN DE REYES

¡FELIZ DÍA DE REYES!


Y que mejor manera de despertarse que abriendo regalos (si hemos sido buen@s, claro) y disfrutando de nuestro roscón casero. Esta receta era un reto para mí, ya que había oído que era muy difícil de hacer y que lo más probable era que no saliera bien. Aunque no sea el mejor roscón del mundo, la verdad es que no está nada mal para ser el primero... bueno, mejor dicho, los primeros, porque a falta de uno, han salido dos!
La receta me la recomendó una cocinera a la que tengo mucho cariño así que ahí va:

INGREDIENTES:

Masa madre:
  • 130 gr. de harina de fuerza
  • 70 gr. de leche entera
  • 10 gr. de levadura de panadería
  • 1 cucharadita de azúcar
Masa:
  • 450 gr. de harina de fuerza
  • 120 gr. de azúcar glas
  • 60 gr. de leche entera
  • 20 gr. de levadura de panadería
  • 70 gr. de mantequilla
  • 2 huevos
  • 2 cucharaditas de agua de azahar
  • ralladura de medio limón
  • ralladura de media naranja
  • 1 pellizco de sal
Decoración:
  • huevo batido
  • azúcar
  • guindas en almíbar
ELABORACIÓN:
  • Lo primero que tenemos que hacer es la masa madre. En un bol deshacemos la levadura en la leche templada y a continuación incorporamos la harina poco a poco y la cucharadita de azúcar. A medida que añadimos los ingredientes vamos mezclando con la mano hasta que tengamos una bola de masa.
  • Ponemos la bola de masa madre en un bol con agua templada hasta que la bola flote, momento en el que estará lista para utilizar en la masa principal.
  • Para hacer la masa principal tenemos que deshacer la levadura en la leche templada, igual que hemos hecho antes.
  • En un bol tamizamos la harina de fuerza y hacemos un hoyo en medio, como un volcán. Añadimos los huevos, el azúcar glas al que habremos mezclado la ralladura de medio limón y de media naranja, la mantequilla, el agua de azahar, una pizca de sal, la masa madre y la leche con la levadura.
  • Mezclamos todo con la mano hasta obtener una masa ligada. En este momento extendemos un poco de aceite de girasol en la encimera y comenzamos a amasar sobre esta hasta conseguir una bola de masa elástica. Para hacer la bola debemos amasar siempre con movimientos de fuera hacia dentro, como metiendo los bordes de la masa hacia el interior.
  • Una vez tengamos la bola de masa, la dejamos levar unas 5 horas. Podemos, de nuevo, usar un bol para poner la masa dentro y taparlo con film. Durante este tiempo la masa doblará su tamaño.
  • Transcurrido el tiempo de espera ha llegado el momento de dar forma a nuestro roscón. Con esta cantidad de masa podemos dividirla en dos y hacer dos roscones pequeños o uno grande. Para hacer dos, damos forma de bola a las dos partes de masa y hacemos un agujero en el centro con el dedo. Tenemos que ir abriendo el agujero central con cuidado para que que no se rompa el roscón. Podemos levantarlo e ir dejando que poco a poco el agujero se agrande con el propio peso de la masa, pero con cuidado.
  • Ponemos un papel de horno sobre la bandeja y colocamos el roscón. Para que el agujero central no se cierre podemos utilizar un aro de emplatar circular engrasado con aceite de girasol o mantequilla.
  • Debemos dejar levar el roscón nuevamente, ahora durante 2 horas, tapado con un paño.
  • Cuando el roscón haya aumentado, llega el momento de la decoración. Para ello, lo pintamos suavemente con huevo batido y colocamos las frutas confitadas. En este caso he puesto guindas, pero cada uno puede poner lo que prefiera. Por último, decoramos con azúcar humedecido con unas gotas de agua.
  • Horneamos entre 15 y 20 minutos con el horno precalentado a 200º. Si vemos que se tuesta demasiado podemos bajar la temperatura a 180º y tapar el roscón con papel de aluminio.
  • Y... ¡prueba superada! Después del esfuerzo llega la recompensa: tenemos un rico roscón para disfrutar de este día tan especial.


Está claro que no es una receta para hacer en un momento, pero viendo y saboreando el resultado, ha merecido la pena.

7 comentarios:

  1. Te ha quedado un roscon alucinante, feliz año 2011, me ha gustado mucho tu blog gracias por todo lo que compartes con nosotrs un beso

    ResponderEliminar
  2. tiene güevos q siendo la misma receta hayan salido dos cosas tan diferentes....esta claro que el fallo del mío es dejar meter mano a la señora que hace empanadas!!!jajajaja.
    un besis cocinera a la que yo tambien le tengo cariño...jijijiji

    ResponderEliminar
  3. Gracias Verónica! Tu roscón si que tiene una pintaza estupenda. Feliz año a ti también. Un abrazo!
    Patatiña, yo creo que cada horno es un mundo, yo ya lo comprobé el domingo pasado con el fracaso absoluto de bizcocho que hice, aunque sé de dos que se lo comieron igual... de sabor estaba bien, pero no valía pa ver!
    Tienes que poner la receta de la empanada, que seguro que está de vicio! Ah, y del delicioso pastelón que hiciste, mmmm... ya estoy salivando.

    ResponderEliminar
  4. Non sabemos como estaba o roscón pero o biscoito está de morte! Apúntanos coma "catadores" do que ti queiras. Bicos
    Aldara, Bernal e Cova, merendando á tua saúde!

    ResponderEliminar
  5. Alégrome de que vos gustara. Se vexo que tal xa vos usarei de coellos de indias para próximos experimentos... jajaja! Bicos para os tres!

    ResponderEliminar
  6. ¡¡Arrasas!! Bea también hizo un par de roscones estos días. Ya la avisaré para que compartáis secretos culinarios jejejeje.
    Nacho

    ResponderEliminar
  7. Jeje, Nachete, qué suerte tienes con la family, eh? No te quejarás, que te alimentamos bien. Bicos ;)

    ResponderEliminar